Make your own free website on Tripod.com


Hospital Veterinario - Universidad de Caldas

Hospital Veterinario - Universidad de Caldas

NEOPLASIAS CUTANEAS
UN CASO DE EXTIRPACION DE UN LIPOMA EN EL HOSPITAL VETERINARIO DE LA UNIVERSIDAD DE CALDAS (HVUDC)

HÉCTOR NABOR SERNA N.,Profesor Asociado Area de Cirugía, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Programa de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad de Caldas.
CLAUDIA RAMIREZ CORREA. , Estudiante Medicina Veterinaria y Zootecnia, UNIVERSIDAD DE CALDAS

RESUMEN

La piel es el órgano mas extenso en el organismo vivo y por tanto, el asentamiento de una tercera parte de las neoplasias caninas. Dichas neoplasias se distribuyen según la capa celular donde se originen y pueden ser tanto benignas como malignas. El presente artículo describe en forma concisa el lipoma, su etiología, diagnóstico y tratamiento haciendo énfasis en la experiencia obtenida en el Hospital Veterinario de la U de Caldas.

Palabras Claves: Lipoma, adipocitos, neoplasias cutáneas.

SUMMARY

The skin is the largest system of an animal. Therefore, it is where one third of all canine neoplastic diseases take place. The cutaneous tumors grow depends wich cell prevails upon diseased tissue and they could be either benign or malignant. The next article tells in a short way what is a lipoma, how it begins, how could it be diagnose y and how could it be treated .

Key words: Lipoma, fat cells, neoplastic diseases.

INTRODUCCION

El lipoma es una de las neoplasias cutáneas más comunes en perros (5 a 7%). Se clasifican de diferente manera: según su tejido de origen, como neoplasia mesenquimatosa; según su capa de origen, como neoplasia subcutánea; y según su localización anatómica, como neoplasia del tronco. (Birchard, 1994)

A pesar que los tumores cutáneos y subcutáneos son más comunes en perros y gatos de mayor edad , el factor raza influye en su aparición definitiva en la especie canina. Son comunes en perras mayores de pura raza.

Las neoplasias mesenquimatosas se originan de tejido conectivo, fibroso, músculo, vasos sanguíneos y grasa como en el caso de los lipomas, los cuales tienen su origen específicamente en los adipocitos o lipocitos y lipoblastos.

Los lipomas se presentan como masas únicas o múltiples, de lento crecimiento, lisas, móviles, blandas, bien encapsuladas, subcutáneas y usualmente se hallan sobre tórax, esternón, abdomen y extremidades proximales de los perros.

Las formas malignas de estas neoplasias son los liposarcomas; estos son raros, solitarios y altamente invasivos, se adhieren firmemente a los tejidos produciendo grandes daños al tratar de ser extirpados. Igualmente los lipomas infiltrantes, aunque menos malignos, invaden el tejido profundo, también resultan difícil de extirpar sobre todo por su ubicación en el periné, tendones del tarso u hombro. Se debe tener en cuenta que las presentaciones malignas difieren del lipoma porque son considerablemente hemorrágicas, característica que en este último resulta ausente y predomina más bien un contenido oleoso.

DIAGNÓSTICO

No hay signos clínicos perceptibles con la presencia del lipoma, se diagnostican mediante aspiración, a menudo les rodean otras masas o están infiltrados con grasa. (Slatter, 1989).

Al corte de la masa extirpada, puede observarse macroscópicamente, tabiques fibrosos dispuestos en láminas uniformes, lo cual distingue a los lipomas del tejido adiposo normal. (Bevier, 1981, y Theilen, 1979)

CASO CLINICO

El pasado mes de mayo, se presentó al HVUDC, un ejemplar canino hembra de raza Boxer de 4 años de edad y con un peso de 19 k. Su propietario consultó, porque notaba un abultamiento suave, móvil e indoloro al tacto, en la cara interna del muslo derecho. Igualmente manifestaron que dicha neoformación inició del tamaño de un arroz y que transcurridos 9 meses había adquirido el tamaño de una pelota de golf. La paciente aparentemente, no presentaba ninguna molestia por la presencia de la masa, pero ésta si empezó a ulcerarse debido al constante roce de la superficie con el suelo al sentarse o acostarse y por el choque constante con el miembro opuesto al caminar lo cual posteriormente la llevaba a lamerse el área afectada y conseguir que la piel empeorara.

Se tuvo en cuenta para el diagnóstico la raza del animal, la edad y las características macroscópicas de la tumoración: masa única, de lento crecimiento, lisa, móvil, blanda, bien encapsulada, subcutánea y ubicada en una extremidad. Además, presentaba cerca de la tumoración principal, dos pequeñas formaciones en la porción proximal del miembro, las cuales asegura el propietario, fue como inició la primera. Pudo observarse al interior de la masa ya extirpada, los tabiques fibrosos dispuestos en láminas característico del lipoma. (ver Foto)

La técnica quirúrgica se practicó bajo anestesia general. Para esto se preanestesió con Atropina y Xylacina (0.95 ml de cada uno con un intervalo de 5 a 10 minutos entre ellos, respectivamente) y se anestesió con Barbitúricos ( 7 ml de Tiopental, o a efecto). Se sujetó el tumor con pinzas de Tumor, se incidió la piel teniendo como referencia un poco más arriba de la base del tumor y que el corte circundara la neoplasia. Es importante esta referencia ya que se debe dejar piel libre, suficiente para suturar sin problemas. De igual manera se cortó el tejido subcutáneo y una vez finalizado el corte, con una pinza de Kelly recta o curva, se introdujo por la incisión y comenzó a despejarse el tumor separando éste del tejido subcutáneo. El objetivo de "rasgar" más que de cortar, es para evitar la hemorragia al producir traumatismo en los vasos, contrario cuando se acude al bisturí o la tijera. Una vez visualizado el tumor se cortó totalmente su base y se procedió a cerrar espacios muertos con material absorbible y luego se suturó la piel con seda # 0.

El postoperatorio se manejó con antinflamatorio y antibiótico por 5 a 7 días.

Lipoma

FOTO. Obsérvese los tabiques fibrosos en disposición laminar.

DISCUSION

Se resalta la baja incidencia de casos de lipomatosis en el Hospital, debido probablemente a que el propietario del animal afectado, no consulta oportunamente ya que piensa que carece de importancia porque el animal no manifiesta dolor o simplemente abandona el ejemplar por resultar estéticamente desventajoso cuidar un animal con este problema.

BIBLIOGRAFIA

BIRCHARD Y SHERDING. 1994. Manual Clínico de Pequeñas Especies. Volumen I Editorial Mc. Graw-Hill. pág: 252 254 257, 258.

SLATTER, DOUGLAS H. 1989. Texto de Cirugía de los Pequeños Animales. Tomo II Editorial Masson. España. pág: 2538, 2539. 2547, 2548.

ALEXANDER, ALFONSO. 1989. Técnica Quirúrgica en Animales. Sexta edición. Nueva Editorial Interamericana. Mexico. pág: 25.

HOLLEB, ARTHUR; FINK, DIANE and MURPHY, GERALD. 1991. Clinical Oncology. American Cancer Society. USA. pág: 7,8.

Atras


Escríbenos, envía tus articulos y colaboraciones a:
Correo
hospitalvet@mixmail.com

Copyright 1998 - 2000, Facultad de Ciencias Agropecuarias
Universidad de Caldas

Hecho en Colombia